Tratamiento con Invisalign

El tratamiento con alineadores trasparentes (Invisalign) es la primera opción para pacientes que quieren mejorar su sonrisa y no quieren llevar aparatos fijos.
Muchos pacientes preguntan si es un tratamiento doloroso; Los alineadores se cambian cada semana o dos semanas y los primeros días después de colocar un alineador nuevo los dientes pueden doler. Es normal sentir cierto dolor ya que los dientes se están moviendo. Las molestias y el dolor debería desaparecer a los pocos días. Si el alineador roza en alguna zona de la boca se puede solucionar puliendo el alineador.
Otra cuestión que preocupa a los pacientes es el habla; Los alineadores pueden afectar el habla al principio pero a los pocos días el paciente se acostumbra, coloca mejor la lengua y el habla se normaliza.
A la hora de comer los alineadores son una ventaja ya que al ser removibles no hay limitaciones para comer ningún tipo de alimento. Es recomendable quitar los alineadores para beber cualquier bebida excepto agua fría. Las bebidas pueden teñir los alineadores y favorecer la aparición de caries o manchas al introducirse entre el alineador y el diente. Las bebidas calientes pueden deformar los alineadores.
No es recomendable fumar durante el tratamiento con Invisalign ya que los alineadores se oscurecerán. Además, fumar es perjudicial para las encías y hueso.