Prevención de problemas Crecimiento y desarrollo en los niños

De la misma manera que podemos conseguir que un árbol crezca sano y fuerte si lo cuidamos bien desde que lo plantamos, dándole agua, abono y podándolo con esmero, podemos conseguir que un niño crezca sano y fuerte con la atención y los cuidados adecuados. Para el correcto crecimiento y desarrollo de dientes, boca y cara es importante corregir la postura y función de los mismos desde muy pronto.

Es fundamental que la boca esté siempre cerrada en reposo. Los labios deben estar cerrados, tocándose, y la lengua apoyada en el paladar y en contacto con el suelo de la boca. Los dientes están también en ligero contacto, sin apretarlos.

Y mientras dormimos la boca debería estar cerrada de manera que el aire entra únicamente entra por la nariz.

Algunos signos que nos alertan de que puede haber un desarrollo y/o función incorrecta:

  • Boca abierta cuando el niño está en reposo y/o cuando duerme.
  • Signos de alergia o respiración bucal: Ojos caídos, ojeras, línea blanca horizontal en la nariz.
  • Amígdalas muy grandes.
  • Hábitos: Se chupa uno o más dedos, muerde las uñas u otros objetos, se muerde el labio inferior, etc.
  • Masticación unilateral: Solo mastica la comida por un lado de la boca.
  • Pronunciación incorrecta.
  • Exceso de encía superior: Se ve mucha encía al sonreir.
  • Mordida abierta anterior: Hay un espacio entre los dientes de arriba y abajo.
  • Mordida cruzada unilateral: La boca está torcida y la línea media de los dientes superiores e inferiores no coincide.
  • Ausencia espacios entre dientes: Los dientes están muy juntos.
  • Apiñamiento: Dientes amontonados.

Si se detecta alguno de estos hábitos o signos es importante corregirlo o re-educarlo lo antes posible para evitar que se desarrollen problemas mayores en el futuro.