Niños a partir de tres años

Niños a partir de 3 años

05

El diagnóstico precoz en los niños es muy importante por lo que controlamos a niños a partir de 3 años. Muchos problemas se pueden corregir fácilmente en edades tempranas con muy pocos aparatos y en poco tiempo, permitiendo un desarrollo y crecimiento normal, pero su corrección sería más complicada si se espera a que el paciente sea más mayor. Cuanto mayor es el niño menos se puede modificar los huesos que crecen mal. Se puede guiar el crecimiento y desarrollo para que sea favorable de la misma manera que se puede conseguir que un árbol crezca recto y fuerte si se cuida desde muy pequeño. Una vez el árbol ya ha crecido apenas se podrá cambiar su forma. Se debe controlar que los huesos crezcan adecuadamente, que los dientes erupcionen o salgan correctamente y que la masticación, la deglución, la fonación y la respiración sean normales y tratarlos en el momento más adecuado para intentar prevenir problemas difíciles de corregir más adelante. Muchos problemas respiratorios, masticatorios, de deglución y habla mejoran cuando corregimos la posición y forma de los huesos.

Por ello, para corregir algunos problemas de forma y tamaño del hueso no se debe esperar a que salgan los dientes definitivos.

Un inicio adecuado y a tiempo es fundamental para obtener resultados satisfactorios y sobre todo para minimizar e incluso evitar la necesidad de aparatos fijos o “brackets” para colocar los dientes en su posición final cuando el niño sea más mayor.

Muchos niños no necesitan ningún tratamiento. Cuando no está indicado comenzar el tratamiento se va realizando un seguimiento del paciente para que el desarrollo y crecimiento sea correcto.

Ventajas del Tratamiento Temprano o Primera Fase: 

  • Prevenir el desarrollo de problemas o interceptar los problemas existentes, por ejemplo, eliminando hábitos como la succión del dedo, succión del labio etc. que podrían deformar la boca.
  • Guiar el crecimiento de los huesos de la boca para mejorar la estética de la boca y la cara en el futuro.
  • Conseguir espacio para dientes definitivos y guiar su erupción.
  • Acortar los tratamientos con aparatos fijos en los adolescentes y evitar tratamientos complejos más largos en el futuro.
  • Mejorando la apariencia de los dientes, en muchos pacientes, se mejora la autoestima.
  • En edades tan tempranas los pacientes son grandes colaboradores por lo que se obtienen muchos más beneficios de los aparatos.